936240853 info@o-innova.com
Seleccionar página

El número de personas que practica deporte activamente ha crecido en los últimos años hasta situarse en torno al 46% de la población española. Este factor, sumado a la percepción del deporte como hábito saludable tanto para la sociedad como para las administraciones públicas, ha hecho aumentar en los últimos años el número de instalaciones deportivas, así como también las inversiones en la remodelación de las ya existentes para satisfacer las necesidades de confort que los usuarios piden, así como para hacer frente a la creciente competencia entre las mismas.

Tanto es así, que hoy en día muchas de las instalaciones deportivas, sean públicas o privadas, no tan solo son centros para la práctica deportiva sino que también son espacios orientados al wellness o bienestar. Esta tendencia ha hecho incrementar el número de “centros deportivos” donde se mezclan diferentes instalaciones para la práctica deportiva y propuestas lúdicas o de bienestar: salas de fitness, piscinas, saunas, paddle, pistas polideportivas, etc.

Para cubrir las nuevas necesidades de servicios como piscinas, saunas, baños de vapor, hidromasaje y la climatización de las salas de actividades se requiere una gran cantidad de energía, convirtiendo estas instalaciones en centros de gran consumo.

De estudios realizados sobre la contratación energética en las instalaciones deportivas se desprende que el67% del consumo energético proviene de la combustión de gas natural (ACS, climatización de piscinas, climatización del edificio, etc.), mientras que la electricidad representa alrededor de 33% del mismo

En cuanto al peso económico de ambas fuentes energéticas, el escenario es totalmente opuesto, debido a que hoy por hoy el precio del kWh de electricidad es muy superior al del gas natural. De este modo, la electricidad acaba representando más del 60% del coste energético en los centros deportivos, tal y como refleja el gráfico de distribución del coste energético.

 

1_EE_Ins. deportivas_Dsitrib. Consumo-Coste

El aumento del precio de la energía eléctrica a lo largo de los años ha sido notable y causado tanto por el encarecimiento del precio del petróleo como por el aumento de los términos regulados de la energía, que dependen del gobierno. En un escenario de precios al alza, parece claro que la única solución para mantener los costes de explotación de los centros deportivos se fundamenta en la disminución del consumo eléctrico.

 

2_Evol. PVP Electricidad Industrial

 

Si se quiere mantener la calidad del servicio, resulta evidente la necesidad de que las instalaciones apuesten en medidas que promuevan su eficiencia energética:

  • Mejora del sistema de gestión.
  • Renovación de los equipos.
  • Mejoras en la contratación del suministro.
  • Equipos de protección de la calidad de la energía eléctrica.

 

El gráfico mostrado a continuación define cuál es el peso de los diferentes equipos de consumo eléctrico en una instalación deportiva básica, que dispone de piscina y climatización en las salas de actividades dirigidas, careciendo de saunas e hidromasaje.

3_Consumos elec. por equipos

Los rangos de consumo puede variar y dependerá en gran medida de las necesidades térmicas del centro, que básicamente vienen determinadas por el diseño inicial del edificio (altura de los techos, orientación de las salas de actividades o sobredimensionado de los equipos), el uso que se haga del mismo (salas de actividades), del tamaño y número de piscinas, pero sobre todo, del correcto uso que se haga de los equipos de climatización e iluminación.

 

El 74% del consumo se concentra en tres familias de equipos:

  • Bombas de filtraje: Por lo general el consumo es soportado por un pequeño número de bombas de agua, que mantienen un régimen de funcionamiento de 24 horas al día con el fin de garantizar el nivel de calidad del agua en todo momento. Si bien la normativa actual no establece cada cuántas horas se debe proceder al filtrado del vaso de la piscina, muchas instalaciones están diseñadas para hacerlo cada 6 horas (piscinas privadas) y cada 4 horas (piscinas públicas). Este elevado consumo puede disminuir con la introducción de tubos UV para esterilización y el uso de variadores de frecuencia en las bombas, que permiten tanto un ahorro en el consumo de agua como de electricidad por el hecho de poder ajustar el nivel de filtración a las necesidades reales de la instalación
  • Iluminación: La gestión inteligente de este ámbito es prácticamente nula en la mayoría de las instalaciones actuales. La tecnología y la gestión actual de la mayoría de las luminarias instaladas no permiten un uso eficiente de la iluminación, de forma tal que se adecue a las condiciones lumínicas de cada estancia y según las condiciones lumínicas exteriores. El empleo de lámparas (incandescencia y fluorescentes) y balastos (electromagnéticos) poco eficientes constituye también un hándicap añadido que incrementa el costo energético asociado.
  • Climatizadoras: El uso indiscriminado del total de las instalaciones a lo largo de 24 horas al día, los 365 días al año; la falta de: sistemas de caudal variable con control de la temperatura por zonas, de compuertas motorizadas, de sensores de ocupación por CO2y de variadores de frecuencia en los motores de los climatizadores, contribuye a adoptar rangos de consumo eléctrico en torno al 26% del total de la instalación.

 

ACCIONES DE MEJORA PARA LA EFICIENCIA ENERGÉTICA ELÉCTRICA.

     >   Sistema de Gestión:

Implementación de un sistema integral inteligente que cumpla con las siguientes necesidades:

  • Climatización: El sistema deberá permitir la visualización, el control y la actuación sobre las temperaturas de referencia establecidas para cada estancia, según horarios pre-establecidos de utilización de las salas. Estos sistemas permitirán al mismo tiempo optimizar los recursos empleados, haciendo uso del free-cooling de los climatizadores, los variadores de frecuencia en sistemas de caudal variable y, por tanto, reducir el gasto térmico tanto en invierno como en verano.

Se recomienda establecer temperaturas de referencia coherentes con el uso de las salas y la época del año. Así mismo es necesario el uso de termostatos regulables y que estos no se encuentren al alcance del público.

  • Iluminación: Deberá regular el flujo de luz que aporten las luminarias en función de los requerimientos lumínicos de la sala y la aportación de luz natural que exista en cada momento.
  • Filtración: Es del todo conveniente que el sistema sea capaz de ajustar el nivel de filtración según sea el grado de ocupación de la instalación o el periodo tarifario aplicable.

Siempre que la calidad del agua lo permita se aconseja filtrar a la menor velocidad posible, en tanto en cuanto ello supone un ahorro económico importantedado que la potencia eléctrica consumida por las bombas es proporcional al cubo del caudal impulsado

 

     >   Renovación de los equipos:

  • Sustitución de motores actuales por otros de mayor eficiencia.
  • Implementar variadores de frecuencia para aquellos motores que operan en diferentes regímenes de carga.
  • Sustitución de lámparas halógenas por otras LED, con un consumo hasta 5 veces menor.
  • Sustitución de fluorescentes lineales por tubos LED, que consumen la mitad.
  • Utilizar sensores de presencia en zonas de baja ocupación: pasillos, aseos, salas de estiramientos, etc.
  • Utilizar fotocélulas para gestionar la iluminación exterior, así como también la de zonas de paso muy iluminadas, junto con sensores de presencia

 

     >   Mejoras en la contratación del suministro:

Las medidas que se proponen a continuación no suponen un ahorro de energía, pero sí un ahorro económico como resultado de una mejor gestión energética. Consisten básicamente en adecuar los consumos de energía eléctrica a las condiciones de las compañías comercializadoras, de forma que permita beneficiarse de determinadas ventajas como puedan ser tarifas más económicas, consumo en horas valle en que la energía es más barata que en los periodos punta o llano, etc.

De esta manera es muy posible reducir los costes energéticos que a su vez suponen una importante partida en los costes de explotación.

  • Estudiar la tarifa eléctrica más ajustada a la potencia demandada y consumo real.

La selección, dentro de los actuales mercados, de cuál puede ser la tarifa más apropiada a nuestras necesidades no constituye un proceso arbitrario. Se debe realizar en función de un estudio pormenorizado de nuestros hábitos de consumo, de las horas de utilización de las instalaciones a plena carga, del historial de demanda, etc.

A ser posible será necesario asesorarse por medio de técnicos cualificados que aconsejarán dentro de los diferentes escenarios (precio fijo o precio indexado) la solución más provechosa en términos económicos y de servicio.

  • Contratar la potencia realmente necesaria.

Para reducir el importe de facturación de potencia se debe ajustar al máximo la nominal que tenemos contratada a la potencia requerida en nuestras instalaciones. En caso de tener una potencia contratada mayor a la requerida se estará pagando por aquello que no se utiliza, y en caso de tener excesos, la compañía distribuidora aplicará las consiguientes penalizaciones económicas por ello. Se deberán de analizar las facturas y, en caso de no corresponder la potencia contratada con la requerida, ajustarla, tanto al alza como a la baja.

Los nuevos peajes vigentes por RD desde el 3 de agosto de 2013 incrementan de forma considerable el gasto correspondiente al término fijo a través del cual se factura la potencia contratada de un punto de suministro de energía eléctrica.

Como resultado por ejemplo, una acometida con tarifa de acceso 6.1 (AT) se incrementa aproximadamente en un 115%, y una acometida  3.0 (BT)  en un 152 %

Se puede evaluar económicamente cambiar de tarifa de acceso, por ejemplo de la 3.1A a 6.1 siempre que se cumplan los requisitos de acceso. Los precios y periodos tarifarios son diferentes en las distintas tarifas de acceso, por lo que se deberá evaluar la conveniencia de cambiar a la tarifa de acceso más adecuada, y si ello es posible.

Esta medida requiere de un estudio exhaustivo de las horas de funcionamiento de las instalaciones, así como de las inversiones necesarias para evaluar la conveniencia del cambio. Es conveniente confiar este proceso a técnicos y/o empresas cualificadas quienes disponen del conocimiento y las herramientas precisas que permiten determinar en todo momento las magnitudes óptimas que garantizan el resultado más eficaz.

  • Ajustar el consumo energético a la discriminación horaria.

En la estructura de tarifas se contempla el complemento (recargo o descuento) sobre la tarifa básica como consecuencia de la discriminación horaria y se establecen períodos tarifarios que dependen de la estación y de la zona geográfica de suministro. El precio de la energía es diferente en los distintos períodos, de forma que para calcular el complemento se aplica un coeficiente al coste de la energía consumida en cada uno de los períodos horariosestablecidos.

En la medida de lo posible conviene adaptar el consumo energético a los períodos horarios del tipo de discriminación elegido, centrando el consumo energético en horas valle o llano y evitando el consumo en horas punta, de forma que el complemento por discriminación horaria sea lo más bajo posible.

Al igual que en el párrafo anterior, resulta de lo más conveniente confiar el estudio de la solución más eficaz a profesionales cualificados que disponen del grado de conocimiento suficiente como para aportar la solución más ventajosa a las necesidades requeridas.

 

     >   Equipos de protección de la calidad de la energía eléctrica.

La energía eléctrica es un bien de consumo y como tal debe mantener una determinada calidad, ya que de lo contrario, afectará a todos los equipamientos que dependan de un modo directo o indirecto de ella.

Las redes de distribución y las propias instalaciones eléctricas pueden presentar numerosas ineficiencias en su funcionamiento lo cual origina pérdidas de energía que se traducen en un derroche económico.

De todos ellos se considera que los principales problemas que afectan negativamente a la calidad de la energía eléctrica en nuestras instalaciones son debidas a:

 

  • Originados en el suministro eléctrico (mala calidad del suministro) (UNE-EN-50160).
      • Huecos de tensión.
      • Interrupciones (accidental o no prevista) de  la alimentación.
      • Sobretensiones.
      • Desequilibrios de tensión.
      • Armónicos.
      • Fluctuaciones de tensión.

 

  • Originados en la propia instalación.
  • Energía reactiva y factor de potencia.
  • Desequilibrio de cargas.
  • Armónicos.

 

Los efectos sobre las instalaciones, derivadas tanto de la mala calidad del suministro como de las perturbaciones generadas en las mismas, se pueden concretar entre las siguientes:

 

  • Errores en ordenadores y equipos informáticos: Re-inicialización, bloqueos, errores de disco o datos.
  • Daños o malfuncionamiento de sistemas de control: Pérdida de control del proceso, fallos de dispositivos hardware, daño en dispositivos remotos.
  • Mal funcionamiento de equipos de protección: Disparo de interruptores y fusibles.
  • En elementos de interconexión: Aparición de arcos eléctricos o conexiones quemadas.
  • Sobrecalentamiento de transformadores, contribución a la aparición de ferro-resonancia.
  • Sobrecalentamiento de maquinaria rotativa.
  • Disminución de la vida útil de equipos. Reducción de la eficiencia eléctrica del sistema.
  • Interferencia en redes de comunicación.
  • Mal comportamiento de las cargas eléctricas, fallo de condensadores en la corrección del factor de potencia.
  • Errores en la medición del consumo de energía.
  • Corrientes excedentes por el neutro.
  • Altos niveles voltaje de neutro a tierra.

 

La incorporación de un equipo que actuando como filtro estabilizador bidireccional (Equipo EfE) en paralelo con la instalación, se comporta como un elemento de protección de la calidad del suministro eléctrico y limitador de las perturbaciones generadas en la propia instalación trifásica, permite en todos los casos:

 

  • Absorber micro-cortes (huecos) de hasta 4-5 milisegundos.
  • Limitar picos de corriente.
  • Reducir la descompensación entre fases.
  • Absorber parcialmente las subidas y bajadas de tensión.
  • Reducir la distorsión armónica.
  • Reducir la descompensación Activa/Reactiva.
  • Limitar o reducir la potencia necesaria.

 

>>> Por el efecto del conjunto de parámetros que se han detallado anteriormente:

4_Cuadro_Consecuencia Ahorro