936240853 info@o-innova.com
Seleccionar página

Costo de la calidad de la energía eléctrica en las empresas:

 

Un reciente estudio realizado por el Electric Power Research Institute (EPRI) de EE.UU. ha señalado que tres sectores de la economía son particularmente sensibles a las perturbaciones de la calidad de la energía eléctrica (armónicos, fluctuaciones de la tensión, huecos, sobretensiones, interrupciones,  desequilibrio de cargas, etc.):

–   La economía digital:

Este sector incluye empresas que dependen en gran medida del almacenamiento y recuperación de datos, el procesamiento de los mismos, así como la investigación y el desarrollo de operaciones.

Industrias específicas de este sector serán las telecomunicaciones, el comercio electrónico, la biotecnología, la fabricación de productos electrónicos, las industrias financieras, las compañias aseguradoras e inmobiliarias.

–   Procesos de fabricación continuos:

Este sector está constituido por las fábricas que continuamente transforman materias primas, a menudo a altas temperaturas, a través de un proceso industrial.

Industrias específicas de este sector incluyen al papel, la química, el petróleo, el caucho y el plástico, la piedra, la arcilla, el vidrio y la industria del metal.

–   Fabricación y servicios esenciales:

Este sector incluye todas las otras industrias manufactureras más los servicios públicos como los ferrocarriles y el transporte público, agua y tratamiento de aguas residuales y los servicios de gas.

Las pérdidas económicas estimadas en estos tres sectores en conjunto fueron 45,7 mil millones dólares al año debido a interrupciones y otros $ 6,7 mil millones al año debidoa otros fenómenos relacionados con la calidad de la energía.
De hecho, esta división de sectores se puede hacer extensible en la actualidad a todo país, y como bien se puede intuir el mal funcionamiento o las interrupciones en cualquiera de estos sectores, en especial la economía digital y la fabricación y servicios esenciales, tienen un efecto casi inmediato en otros sectores que dependen de los servicios que ellos ofrecen.

Por otra parte, a raíz de un estudio-encuesta realizado en 25 países de la Unión Europea (UE-25) donde se dividen las instalaciones en dos categorías, “Industria” y “Servicios”, se llegó como resultado a las siguientes conclusiones:

  • El costo de pérdidas causadas por la mala calidad de la energía para la UE-25 supera los 150 mil millones de euros.
  • La industria es la más afectada.
  • Los sectores industriales más sensibles representan un 20% del volumen global de negocios de la UE-25 (3,63 billones de euros).

La contribución aparentemente insignificante de los “Servicios” a los costos totales de la calidad de la energía puede resultar de cierta subestimación del costo ya que en este sector a menudo los problemas de calidad de la energía se presentan en un entorno de servicios administrativos donde puede ser difícil distinguir correctamente, entre una y otra, la  causa de la deficiente calidad de la energía.

Las perturbaciones de la calidad en el suministro de la energía eléctrica en empresas industriales y de servicios tienen efectos negativos tanto técnico-económicos y energéticos como ecológicos, que se reflejan en las pérdidas tecnológicas, en el aumento de las pérdidas electromagnéticas y en el deterioro del medioambiente

Las pérdidas tecnológicas se producen por las pérdidas de materiales, desorganización y falta de control de los procesos tecnológicos o la parada total o parcial de procesos, disminución de la calidad de la producción, disminución de la  productividad del trabajo, etc.

Las pérdidas electromagnéticas se caracterizan por la elevación de las pérdidas de energía en redes y equipos, la disminución de la eficiencia energética, reducción de la vida útil de los equipos e instalaciones receptoras, incremento de las averías, mal funcionamiento de las protecciones, poca fiabilidad de las mediciones, etc.

A lo que hay que añadir los problemas generados por la propia instalación y los equipos  en ella integrados (armónicos, factor de potencia, desequilibrios, etc.). Todo ello es causa de averías y deterioros.

Si la energía eléctrica llegase en condiciones adecuadas, la corriente llegaría a los diversos componentes de una instalación con unas alteraciones mínimas, y con ello se reducirían incidencias y pérdidas.

¿Cuáles serían los beneficios?

  • Aumento de la seguridad (menos cortocircuitos).
  • Mejor calidad de vida (menos ruidos y descargas).
  • Menos incidencias.
  • Mayor duración de la estructura eléctrica.
  • Aumento de la eficacia de motores y maquinaria.
  • Menor consumo.

Consecuencia de todo ello: Ahorro económico.

 

Los equipos EfE, de fabricación española, están diseñados para proteger las instalaciones eléctricas, reducir incidencias, prolongar la vida útil de maquinaria y componentes, aumentar la seguridad y evitar pérdidas de energía (disminuyendo la producción de CO2), con el consiguiente ahorro. Sin olvidar los beneficios ecológicos por la supresión de ruidos y descargas.

EfE es un equipo de propósito general diseñado para proteger las instalaciones eléctricas. Su función es reducir los problemas que se producen en una instalación eléctrica, tanto por el inadecuado suministro externo como por la incidencia de los equipos y maquinaria internos. Mejora sustancialmente el flujo de corriente eléctrica, aumentando su eficacia, eliminando incidencias, prolongando la vida útil y optimizando el consumo.