936240853 info@o-innova.com
Seleccionar página

La energía eléctrica no es un fin en sí misma; es decir, cuando la utilizamos es con un objetivo, para un fin: obtener un trabajo útil, ya sea mecánico, térmico, lumínico, fluídico, etc.

Cuando hablamos de Ahorro Energético, pensamos en aquello que podemos dejar de realizar para disminuir el consumo de energía: desconectar la iluminación durante las horas de mayor insolación, aumentar la temperatura en los sistemas de aire acondicionado, o reducirla en los casos de calefacción, disminuir la producción excedente de algunas industrias, etc.

Cuando hablamos de Eficiencia Energética, buscamos una manera distinta de utilizar la energía para minimizar su consumo sin dejar de producir. Así por ejemplo, cuando utilizamos lámparas fde bajo consumo o tecnología LED, consumimos menos energía pero no dejamos de iluminar.

 

1

 

AHORRO Y EFICIENCIA ENERGÉTICA: FACTORES DETERMINANTES.-

Cultura Energética: Nivel de información existente en la organización, la formación interna y la política de empresa en el ámbito de la eficiencia energética.

Mantenimiento: Nivel de sensibilidad existente en la empresa en el mantenimiento de los diferentes equipos e instalaciones utilizados, con objeto de poder alcanzar el óptimo rendimiento desde el punto de vista de la eficiencia energética.

Control Enérgetico:  Nivel de gestión del gasto energético, a través de la aplicación de métodos de medición, y la implementación de procesos administrativos adecuados.

Inversión en equipamiento: Grado de actualización de la organización en lo que se refiere a los medios técnicos aplicados en los equipos e instalaciones, tanto de producción, como de servicios generales.

 

La combinación ideal para obtener el máximo potencial de Ahorro y Eficiencia Energética consiste en:

  • Aplicar medios de medición adecuados, (Control).
  • Invertir en equipos e instalaciones más eficientes energéticamente, (Innovación).
  • Implementar planes adecuados para garantizar un uso y un funcionamiento energético adecuados, (Mantenimiento).

La implementación de Mediciones, Inversiones y Mantenimiento nos garantiza el 83% de probabilidad de obtener el ahorro máximo posible.

Un Mantenimiento adecuado y la Inversión en productos, sin las mediciones adecuadas, garantizantan solo un 55% del ahorro potencial.

 

REGLAS GENERALES DE AHORRO ENERGÉTICO.-

Factura Eléctrica:

Conocer lo mejor posible el nivel de consumo eléctrico y cómo se distribuye en el espacio y en el tiempo.

Evitar el consumo en las «horas punta». Reorientar el consumo hacia las «horas valle» con el fin de obtener bonificaciones de las compañías eléctricas.

Ajustar la potencia eléctrica contratada a la demanda necesaria para evitar un sobrecoste por una tarifa inadecuada.

 

2

 

 

Es recomendable que la contratación eléctrica sea confiada a un especialista ya que es posible que la potencia contratada sea mayor que la necesaria o que la tarifa contratada no sea la más adecuada a las características de nuestro suministro.

Instalar baterías de condensadores para compensar el consumo de energía reactiva. Lo que permite eliminar las penalizaciones aplicadas por las compañías eléctricas por exceso de consumo de energía reactiva, al tiempo que se mejora el comportamiento de la instalación: sobrecargas de transformadores y conductores, calentamiento de los mismos y pérdidas de aislamiento, disparos de protecciones, etc.

 

Equipos Informáticos:

Activar la opción ahorro de energía en todos los ordenadores (desplegar Panel de Control, Opciones de Energía, y activar «pasar a la inactividad»).

Asegurar que los ordenadores, fotocopiadoras, impresoras, etc. se encuentren apagados al final de la jornada de trabajo.

 

Sensibilización del personal:

Realizar campañas periódicas de información y formación, entre los empleados, para el ahorro de la energía.

Involucrar al personal en la identificación y adopción de medidas de ahorro energético.

 

3

 

Iluminación:

Con los tubos fluorescentes dotados con balastros electromagnéticos, el mayor consumo de energía se produce en el encendido.

No es recomendable apagar los fluorescentes en zonas donde vayamos a encenderlos en menos de una hora.

 

4

 

Siempre que se pueda, incrementar la luz natural y adaptar el nivel de iluminación artificial a las exigencias de las tareas a realizar.

Instalar lámparas fluorescentes compactas (LFC) con balastro electrónico, bajo consumo o tecnología LED en aquellas zonas donde se requiera un mayor nivel de iluminación o bien, en dónde la necesidad de tener la luz encendida sea prolongada.

Instalar detectores de movimiento para iluminar accesos a zonas de almacenamiento, pasillos y, en general, a lugares que no requieran una iluminación permanente.

Apagar la luz cuando no sea necesaria. Asegurarse que no queden encendidas las luces de los almacenes, archivos y otras dependencias de poco tránsito.

 

5

 

 

Mantener limpias las bombillas, tubos fluorescentes, luminarias y reflectores. De esta manera, elevamos la intensidad lumínica de la iluminación reduciendo el 20% de la energía consumida.

 

6

 

Usar temporizadores de pulsador y sensores de presencia para escaleras, pasillos, garajes, etc.

 

7

 

Calefacción y Refrigeración:

Es fundamental un buen aislamiento de las paredes, techos y suelos para asegurar la temperatura óptima en los espacios de trabajo.

Pintar paredes y techos de blanco o colores claros, para reducir la transmisión de calor hacia el interior de los espacios de trabajo (oficinas, comercios, etc.)

Instalar ventanas y puertas de doble acristalamiento y buen cierre para mantener la temperatura del interior.

 

8

 

Usar una regulación manual de temperatura no superior a 21 º en invierno, ni inferior a 26º en verano.

De otra manera supondría derrochar energía.

 

9

 

Estudiar la instalación de toldos y parasoles en ventanas soleadas. Estos elementos pueden disminuir considerablemente la carga térmica y reducir las necesidades de frío.

 

10

 

 

Realizar un adecuado mantenimiento del sistema de climatización y los equipos de refrigeración, revisando regularmente los sistemas de aire acondicionado y cámaras frigoríficas.

Mantener limpios los filtros de salida del aire para evitar la acumulación de polvo y elevar el nivel de rendimiento del aparato.

 

11